Idea

Medicamentos para mejorar el apetito

Medicamentos para abrir las ganas de comer en niños y adultos con falta de apetito. Los mejores jarabes orexígenos estimulantes del apetito, Mosegor y Pranzo, tratamiento de la anorexia y enfermedades que causen disminución del peso corporal.

Comprar medicamentos para estimular el apetito en Farmacia Jiménez Online

Compra en Farmacia Jiménez fármacos para aumentar las ganas de comer con la confianza de tener a nuestro equipo de farmacéuticos para asesorarte en cualquier duda que tengas en el tratamiento de la falta de apetito. Utiliza nuestro servicio de consulta personalizada online o telefónica.

Somos farmacia autorizada por sanidad para que puedas comprar online tus medicamentos sin receta en nuestra web.

Preguntas frecuentes sobre productos de mejora de apetito

¿Qué medicamentos estimulan el apetito?

Los medicamentos para abrir las ganas de comer han surgido aprovechando un efecto secundario de medicamentos utilizados para otras patologías. No existe los medicamentos orexígenos como tal, sino que se aprovecha un efecto secundario como efecto terapéutico. 

  • Mosegor: su principio activo, el Pizotifeno, tiene un efecto inhibidor sobre la histamina, serotonina y triptamina, y es en realidad un activo usado para el tratamiento de la migraña. De su acción sobre la inhibición de estas aminas biógenas surge el efecto de estimular las ganas de comer.
  • Pranzo: con ciproheptadina, carnitina y lisina, indicado en el tratamiento de la anorexia. La ciproheptadina es en realidad un antihistamínico pero también presenta actividad inhibitoria sobre receptores de la serotonina a nivel del musculo liso intestinal, de lo cual parece derivar su capacidad para aumentar las ganas de comer.

¿Cuales son las causas de la falta de apetito en niños?

"Dame algún producto para las ganas de comer que mi niño no me come nada" es una frase muy escuchada en el mostrador de la farmacia. La falta de apetito en los niños es una consulta muy frecuente a farmacéuticos y a pediatras, y es que cuando el niño no come o no hace peso los papás se impacientan. Normalmente la falta de apetito en niños es transitoria y hasta cierto punto normal. 

Las principales causas por las cuales un niño pierde las ganas de comer son las siguientes:

  • Falta de apetito por causas orgánicas: las ganas de comer en los niños puede disminuir por infecciones y estados febriles agudos, enfermedades digestivas, proceso de dentición o periodos de convalecencia.
  • Falta de apetito en niños por causas psocológicas: el paso de la lactancia materna a la alimentación sólida y la disminución de contacto con la madre, la llegada de un nuevo hermanito a casa, la entrada en la guarderia o colegio y la presencia de un entorno familiar inestable pueden provocar que el niño disminuya las ganas de come y les cueste hacer peso.

Normalmente la falta de hambre mejora de forma espontánea y no se precisa intervención farmacológica a no ser que se de una pérdida evidente de peso o peligro de retraso en el desarrollo y crecimiento del niño.

¿Qué puedo hacer para que el niño coma bien?

  1. Crear una rutina: es recomendable transformar el momento de comer en un hábito y acostumbrar al niño a que vaya creando su propia rutina, lavarse las manos, ayudar a poner la mesa, recoger y ayudar a fregar. Para esto es importante también tratar de comer todos los días a la misma hora, aproximadamente.
  2. Que no coma antes de comer: evita que el niño coma cuando se acerque el momento del almuerzo, sobretodo alimentos supérfluos como bollería para que no disminuya su apetito.
  3. Que aprenda a comer solo lo antes posible: favorece la autonomía del menor, hay que evitar que sean los padre los que alimenten al niño. Alimentarse es un proceso de aprendizaje, deja que el niño se manche, cometa sus errores ...y aprenda solo.
  4. La hora de comer debe ser un momento de tranquilidad, sin distracciones: fuera televisión, móviles y tablets. La comida debe ser el centro de atención, pero no el niño. No le regañes si come más lento de lo normal o si un día no come la cantidad que nos gustaría. Evita observarle en exceso y transforma el almuerzo en un acto "sin dramas".
  5. Paciencia: cambiar los hábitos de un niño que "come mal" no es fácil y no será de un día para otro. Traza un plan estratégico con las mismas pautas a diario y repítelas hasta que el niño entienda que el momento de comer es un hábito normal y necesario.

Consulta y compra por teléfono

Si lo deseas puedes utilizar nuestra atención telefónica para consultar a nuestro equipo o comprar de una forma rápida y sencilla.

Horario de atención: Lunes a Viernes de 09:30h a 14:00h | 16:30h a 20:00h

  • Juan José Jiménez

Juan José Jiménez

Farmacéutico titular