5 febrero 2016

Dermatitis (I): Dermatitis Atópica

Dermatitis (I): Dermatitis Atópica

Dermatitis Atópica

Patología cutánea inflamatoria crónica de carácter hereditario que afecta a la epidermis. Los síntomas más característicos son picor intenso, sequedad cutánea (Xerosis), eritema, exudación, descamación y escoriación debido al rascado intenso. Se presenta mayoritariamente en niños con predisposición genética o con antecedentes personales o familiares de asma, rinitis y alergia alimentaria. La asociación de asma, rinoconjuntivitis y dermatitis atópica es lo que se conoce como: triada atópica.

¿Cómo aparece?

Aunque no se conoce la causa existen factores relacionados:

  1. Predisposición genética: fallo celular que origina una alteración de las células de la piel que modifica el pH y la integridad de la barrera cutánea.
  2. Trastornos inmunológicos: con elevación de las IgE (inmunoglobulinas características de los brotes alérgicos), monocitos, eosinófilos, macrogagos y mastocitos (células inmunitarias).
  3. Factores ambientales: exceso de higiene, ácaros, temperaturas extremas y tejidos sintéticos.
Por todo ello disminuye la hidratación y el contenido de ácido grasos y ceramidas alterando las estructuras del estrato córneo lo que facilita la entrada de alergenos y otras sustancias, provocando en su conjunto la inflamación permanente de la piel.

La dermatitis atópica es más frecuente en los países industrializados por lo que se cree que su aparición es más probable debida a fatores ambientales y a los cambios en estilos de vida.

¿Cómo la reconocemos?

Lo más llamativo de esta dermatosis es el picor intenso que provoca. Pueden aparecer pápulas, placas eritematosas, vesículas exudativas o no, costras, liquenificación (engrosamiento de la piel debido al rascado crónico) y abrasiones por el rascado, que pueden dar lugar a sobreinfecciones.  La aparición suele ser por "brotes" y los síntomas mejoran generalmente con la edad.

Suele aparecer los eccemas en: cara o cuello, tronco, caras extensoras de los miembros, muñecas y tobillos, manos, pies y pliegues.

Zonas más frecuentes de aparición

¿Cómo la tratamos?

Desde la farmacia podemos ayudaros muchísimo para que esta afectación de la piel no llegue a necesitar tratamiento farmacológico. Con las recomendaciones más expertas tanto en conocimientos como por los años de experiencia os ayudamos a conseguir minimizar los síntomas y controlar los brotes. Desde que se diagnostica la atopia se debe actuar:

  1. La higiene debe realizarse con limpiadores sin jabones y específicos para atopia, emolientes y sobreengrasantes, sin usar esponjas y a ser posible, duchas rápidas de agua templada. Secar después con una toalla a "toques" sin frotar. Lo más indicado son los aceites dermograsos syndet.
  2. La hidratación corporal es fundamental tras el baño y a cualquier hora del día si fuese necesario. Con los productos específicos hidratantes, emolientes y con un alto contenido lipídico, conseguimos restaurar la capa córnea de la piel y así mantener la función barrera propia. Para un cuidado diario podemos optar por usar lociones y leches, mucho más cómodas a la hora de la aplicación; si estamos en fase más aguda o brote incluso si hablamos de bebés, la mejor elección son las cremas ya que son formulaciones más concentradas en activos.
  3.  Hay que evitar usar prendas de tejido sintético, hay que sustituirlas por tejidos naturales como algodón y lino que favorecen la transpiracición y no originan   alergias. Cuando se laven las prendas mejor hacerlo con detergentes hipoalérgenicos y sin usar suavizantes ni lejías.
  4. Intentar no pasar ni mucho frío ni mucho calor, ducharse e hidratarse rapidamente tras ir a la piscina (por el cloro del agua) o tras practicar otro deporte (por  el sudor).
  5. Usar protección solar adecuada, mantener las uñas bien cortadas para evitar el rascado, evitar consumir alimentos considerados más "alergénicos" y evitar situaciones extresantes que puedan acentuar el problema.
  6. Confía en los consejos de los expertos y déjate asesorar. Los productos de marcas como A-Derma Exomega, Multilind, Leti At4, Xeramance,...

Os recomendamos que echéis un vistazo a nuestra sección Tratamientos>Dermatitis atópica donde encontraréis lo mejor y lo que más recomendamos en productos para atopia. Aquí os dejamos unos vídeos explicativos de cómo hay que aplicar la hidratación en dermatitis atópica tanto en niños como en adultos, mostrando en concreto productos de la gama A-Derma Exomega:

https://youtu.be/AK-sqGJibxc https://youtu.be/ZE7ZE4MBiAw

¿Cuándo se hace necesario un tratamiento farmacológico?

Siempre que los síntomas, la irritación y el malestar no remita con los productos de higiene y cuidado se hará necesaria la administración de medicamentos para controlar tanto los brotes como los efectos negativos que ocasionan:

  • Los corticoides vía tópica se suelen emplear en caso de exacerbaciones del componente inflamatorio  y sólo los días necesarios para frenar el brote.
  • Los antibióticos vía tópica se recetan en caso de sobreinfecciones en las heridas provocadas por el rascado intenso.
  • Los antihistamínicos vía sistémica se usan en caso de picor intenso.
  • Inmunomoduladores tópicos en caso de no existir respuesta al tratamiento corticoide y emoliente.
  • Corticoides orales e inmunosupresores vía sistémica se usan sólo en los casos muy graves y resistentes a los tratamientos habituales.

Nuestra consulta

Entra en nuestra Consulta personalizada, o llámanos, y te informaremos de todo cuanto quieras saber sobre Dermatitis Atópica, te asesoraremos.

Encuentra en farmaciajimenez.com todo lo necesario para tratar tu piel y la de los tuyos. Y sobre todo, si la atopia aparece en vuestro bebé no desesperéis, aunque se vea la piel muy enrojecida e irritada siempre hay solución para minimizar los efectos.

Somos expertos en dermatología cosmética y puericultura.

  • Francisca Cabrera

Escrito por:

Francisca Cabrera

Farmacéutica

¿Tienes alguna duda o consulta?
Te atendemos:

950 560 457

Horario de farmacia:
Lunes a Viernes de 09:30h a 14:00h | 17:00h a 20:30h