Si tienes la piel sensible, reactiva, con rojeces,…y la mayoría de los limpiadores te provocan daño o te irritan es que no son los adecuados a tu tipo de piel. Necesitas un limpiador que retire grasa, limpie la piel y arrastre maquillaje pero que no contenga jabones agresivos ni activos irritantes (ciertos conservantes, perfumes, colorantes, agentes espumantes,…) con un pH adecuado al de la piel -5,5- y que incluya en su formulación agentes calmantes y antiirritantes, como el agua termal.

Lo más recomendable son las formulaciones syndet (sin jabón) que contienen tensioactivos que no modifican el pH de la piel ni generan precipitados con el agua que alteren la barrera hidrolipídica. Limpian arrastrando grasa y son capaces de humectar la piel, es decir, mantienen el nivel de agua en la piel sin resecarla.

Una piel sensible debe limpiarse a diario pero con el limpiador adecuado y específico.