Sí, siempre, ya sea verano o invierno, haga sol o esté nublado,…una herida o cicatriz que se encuentra en una zona expuesta al sol tiene una gran probabilidad de acabar como una mancha cicatricial muy difícil de eliminar después. Y esto sirve tanto para cicatrices recientes como para antiguas. El sol es capaz de hiperpigmentar los bordes de la cicatriz así el contraste de color entre la piel sana y la cicatriz se hace mucho más evidente. Por ello también recomendamos usar protección solar no sólo en el área de la cicatriz sino en toda la piel donde se encuentra la cicatriz para que tampoco haya mucha diferencia entre la cicatriz y su entorno.

Siempre hay que usar protección solar adecuada.