No hay tratamiento de cuidado antiedad que se precie ni sea de mínima calidad sin que lleve asociado un fotoprotector adecuado al tipo de piel y época del año. Un importantísimo efecto externo causante del envejecimiento cutáneo es el causado por la radiación solar en una piel expuesta sin protección. Se desencadenan entonces en la dermis toda una serie de reacciones debido a los radicales libres que dañan los tejidos cutáneos, con la consiguiente aparición de deshidratación, arrugas, pérdida de firmeza y manchas.

Déjate asesorar y busca tu fotoprotector adecuado pero úsalo siempre, sin dudarlo un instante.