No. Se trata de usar los productos indicados para cada caso y edad. Generalmente los activos son iguales pero varía la concentración y la formulación en la que van al igual que varía la cantidad de dermocosméticos a utilizar a estas edades tan tempranas. Se hace necesaria aún más la individualización de la rutina, aconsejando sólo lo que realmente es necesario y consiguiendo así la fidelización y cumplimiento del tratamiento antiacné por parte del joven.

Siempre comenzamos con tratamientos muy básicos para comprobar la tolerancia y el resultado a corto plazo. En función de la evolución continuamos o modificamos la rutina, siempre adaptada a las necesidades de la piel joven. Se pueden y se deben usar sin ningún problema.